index,follow

Leyes con aroma de Reforma

LUIS ERNESTO BLANCO (*)

El parecido entre los instrumentos legales aprobados a través de la habilitante y lo rechazado en la consulta popular del 2 de diciembre de 2007 es asombrosamente parecido.

El Presidente, pasando por encima de la voluntad popular, promulgó por vía de decreto una serie de instrumentos jurídicos cuya constitucionalidad estaría en entredicho, a juzgar por los argumentos esgrimidos por la maquinaria oficialista cuando invitaban a votar favorablemente el proyecto de reforma constitucional.

El último día de vigencia de la Ley Habilitante, la Gaceta Oficial publicó el enunciado de tales instrumentos, sin que los venezolanos pudieran conocer el texto de los mismos, sino hasta unos días después.

Apartando la polémica de la legalidad o no de dichos instrumentos, lo importante es conocer el alcance e impacto que tendrán en la vida de los venezolanos. En la motivación de estas leyes se insiste en la “construcción del modelo socialista” que no fue aceptado por los venezolanos y para muchos eso es suficiente para que estas leyes sean rechazadas El caso es que están vigentes y es deber de todos conocer como afectará nuestras vidas.

El sector bancario, el sistema de propiedad, el sector productivo, las fuerzas armadas o la salud son algunos de los sectores afectados.

Sin embargo, según la última encuesta Ómnibus de Datanálisis, a dos meses de su promulgación y con toda la importancia que conlleva, 70% de los venezolanos desconoce el significado y contenido de esas 26 leyes y, por ende, no es capaz de valorar sus riesgos y efectos.

Algunos las desconocen simplemente porque no se han interesado en el tema, mientras otros no entienden las leyes, a pesar de haberlas leído.

El desconocimiento sobre el tema pareciera ser la estrategia oficial A juicio del Director de Datanalisis Luis Vicente León, “Que la gente no entienda las leyes es lo mejor que puede pasarle a Chávez, pues él sabe que si la gente llegara a calibrar en su justa medida ese tema y llegara a vincular claramente esas 26 leyes con la reforma constitucional, tendría sobre sí un gravísimo riesgo de costo político.

Eso explica por qué él, que suele ser tan `bocón’, no dijo absolutamente nada sobre lo que estaba preparando” De nuestra parte, desde Factum queremos contribuir con la divulgación de este tema vital para los venezolanos.

(*) Coordinador de la Unidad Web
Dirección de Tecnologías de la Información (UCAB)