Educación mención Ciencias Sociales-

Inicio | Perfil del egresado | Plan de estudios | Contáctenos

Olimpiadas de Historia

Olimpiadas historia

Presentación

Concurso de creatividad e innovación pedagógica en la enseñanza de la historia

Material de Apoyo

Presentación:

Las Olimpíadas de Historia constituyen un programa dirigido a promover la comprensión de la Historia de Venezuela, como conocimiento vital para entender y valorar nuestro quehacer colectivo y asumir las responsabilidades ciudadanas en el fortalecimiento de la República. Su ámbito de acción se centra en un primer momento en la Educación Básica, pilar del proceso formativo, con el deseo de expandirse a la Educación Media.

Este ambicioso propósito de promover la comprensión de nuestro pasado requiere optimizar la práctica pedagógica, impactar en el aula de clase y favorecer la incorporación de innovadores recursos y estrategias de aprendizaje. Un esfuerzo formativo que se aleje de la visión de la Historia como el aprendizaje memorístico de efemérides, sin conexión ni trascendencia, para acercarnos a comprender las trasformaciones políticas, económicas, sociales y culturales que hemos experimentado en el devenir republicano.

Objetivos:

  • Objetivo general:
    • Promover el estudio y difusión de la Historia de Venezuela optimizando la práctica pedagógica.
  • Objetivos específicos:
    • Optimizar la práctica pedagógica en la enseñanza de la Historia.
    • Contribuir al conocimiento de la historia local para promover el sentido de pertenencia, vínculo y liderazgo en las comunidades.
    • Destacar la contribución de los líderes civiles en la construcción de la República y el desarrollo de la democracia.
    • Promover el ejercicio de valores ciudadanos.

Breve reseña histórica: “La utopía de ser vida para todos”.

En 1980, ante los problemas de repitencia y deserción escolar, el grupo Utopía de la parroquia La Vega inició los Liceos de Vacaciones, iniciativa que se extendió a todas las comunidades de la populosa parroquia, involucrando a un grupo de docentes y estudiantes decididos a desarrollar actividades que permitieran no sólo mejorar el rendimiento académico, sino favorecer experiencias formativas orientadas al crecimiento personal y comunitario. Un vivir para hacer historia, como señalan sus miembros, el anhelo de vivir la utopía de ser vida para todos como indica su emblema. Este esfuerzo compartido, titánico, nutrido de la energía de los jóvenes y de la experiencia de los mayores que inspiraron e inspiran sueños como el Padre Jean Pierre Wyssenbach s.j., ha dado numerosos frutos que se contagian y multiplican. Un claro ejemplo son las Olimpíadas, primero fueron de castellano y matemáticas, iniciadas en 1988. Los beneficios de este esfuerzo por mejorar la calidad educativa y el rendimiento escolar se hicieron notar y fueron un estímulo para extenderla a otras áreas.

En 2001, la maestra Ana María Poleo, encargada de la Sociedad Bolivariana en la Escuela Los Naranjos, elaboró una guía de estudio de Historia de Venezuela que sirvió de base para todos los alumnos de quinto y sexto grado de los colegios de la parroquia que desearan participar en esta retadora experiencia educativa. El 19 de Abril de ese año se realizaron las primeras “Olimpíadas de Historia de La Vega”.

La Fundación Bancaribe para la Ciencia y la Cultura, comprometida con el estudio y divulgación de la Historia de Venezuela, inició el programa “Historia en las escuelas” y estableció una alianza con el Grupo Utopía en 2011 para apoyar las Olimpíadas de Historia, permitiendo fortalecer esta magnífica experiencia al incorporar nuevas prácticas formativas que buscan impulsar el interés y la comprensión de nuestra historia. Esta alianza se enriqueció en el año 2012 con la participación de la Universidad Católica Andrés Bello, a través de la Coordinación de Ciencias Sociales de la Escuela de Educación y  de la Dirección de Proyección a la Comunidad.

El esfuerzo mancomunado de todos sus actores ha permitido  la elaboración de nuevas guías de estudio para quinto y sexto grado, la implementación de talleres de formación orientados a optimizar la práctica educativa y el desarrollo de un proceso de acompañamiento a los docentes que permita retroalimentar la experiencia y hacerla más pertinente.

Cada  Olimpíada de Historia es un reto, un aprendizaje, un camino de posibilidades. En este sentido, la Fundación Bancaribe para la Ciencia y la Cultura ha incorporado una actividad dirigida a incentivar el conocimiento y valoración de los aportes de los líderes civiles a la construcción de la República. Ésta consiste en la redacción por parte de los alumnos de una composición sobre la vida y obra de un personaje civil significativo de nuestra historia. Esta iniciativa comenzó con la biografía del Dr. José María Vargas, hombre de reconocido talento y honradez, primer presidente civil de Venezuela luego de sancionada las Constitución de 1830.

El éxito alcanzado por las Olimpíadas de Historia de La Vega muestra un camino para promover el estudio y comprensión del acervo histórico, para valorar los retos, vicisitudes y logros en nuestro quehacer ciudadano. Esta convicción ha impulsado el deseo de extender esta iniciativa a otras comunidades, anhelo materializado en la realización  de la primera Olimpíada de Historia de la parroquia de Antímano (2014) gracias  al apoyo y dedicación de la Fundación Bancaribe en alianza con La Universidad Católica Andrés Bello.

Justificación y trascendencia del programa.

La educación como proceso formativo que capacita al capital humano constituye la base  de todo proyecto de desarrollo. Invertir en educación es invertir en una sociedad más justa, democrática, productiva; capaz de asumir los retos de tiempos cada vez más exigentes. La igualdad de oportunidades es una quimera si no aseguramos su materialización mediante un sistema educativo óptimo que proporcione las posibilidades de vivir más y mejor.

Las Olimpíadas de Historia responden a esta visión, perfeccionar la práctica pedagógica para desarrollar competencias que permitan el éxito académico traducido en crecimiento personal y comunitario. En este sentido, nuestro esfuerzo parte de la convicción sobre la importancia de la comprensión de la historia para valorar nuestro quehacer colectivo. Un análisis que permita mirarnos, reconocernos y actuar en consecuencia, fortaleciendo el ejercicio de los valores ciudadanos que dan vida a la República.

Características del programa.

Pertinencia: consideramos que la Olimpíada de Historia al buscar mejorar la práctica pedagógica, debe atender a las características, prácticas, necesidades y organización de las escuelas y de sus comunidades. Educar dialogando con el entorno, para comprenderlo y poder transformarlo.De esta orientación nace el valor que le otorgamos al conocimiento y promoción de la historia local.

Atención a las comunidades según sus necesidades: en claravinculación con lo anterior, este programa debe responder a las necesidades de cada plantel, apoyando a las unidades educativas que requieran  mayor inversión en recursos y acompañamiento, promoviendo el desarrollo de los sectores menos favorecidos, contribuyendo con la promoción de la justicia y la consolidación de la democracia.

Educar en valores: formar en el ejercicio de la ciudadanía: las olimpiadas se alejan de la enseñanza de la Historia como memorización aislada, carente de significado y trascendencia. Su objetivo es hacer del estudio de nuestro pasado un camino de reflexión y análisis del presente para valorar y repensar nuestras acciones, una exhortación para asumir responsabilidades como ciudadanos capaces de ejercer los compromisos de la vida republicana.

Favorecer el espíritu de pertenencia, vínculo y liderazgo: la experiencia de las Olimpiadas  iniciadas por el Grupo Utopía no se conformó con mejorar el éxito académico, su visión anhelaba más, necesitaba formar para el liderazgo trasformador. De igual manera, el estudio de la Historia permite comprender la importancia del quehacer ciudadano, contribuye a valorar la acción de los líderes que han invertido sus vidas para construir caminos de justicia, de vida, de esperanza.  Citando a los jóvenes iniciadores de las primeras Olimpíadas de La Vega, el llamado es “… a vivir para hacer historia”.