El 11 de diciembre del año 1954, un año después de que se fundara la Universidad Católica Andrés Bello, se gestó la primera cruzada social universitaria de la mano del R.P José María Velaz S,J. junto con un grupo de estudiantes, la cual tenía el objetivo de favorecer a los niños de los barrios caraqueños.

Este movimiento hoy conocido como Fe y Alegría y constituido como modelo educativo en 15 países de América Latina, significó el primer hito de compromiso y acción social de la UCAB con su entorno.

Posteriormente, en la década de los 60 se generó en la universidad un proceso de reflexión e investigación con respecto al deterioro de las cárceles y del sistema judicial en el país. Ello condujo al nacimiento de un grupo de voluntarios para el trabajo en asesorías jurídicas y otras acciones en establecimientos penitenciarios.

Para dar coherencia a toda la vinculación social que la UCAB desarrolló en comunidad desde su fundación, en el año 1987 se creó la Dirección de Proyección a la Comunidad gracias a la iniciativa del entonces Vicerrector Académico R. P. Luis Ugalde S.J.

La necesidad de generar un espacio dedicado exclusivamente al fortalecimiento y crecimiento comunitario se materializa en 1999 con la apertura del Parque Social Padre Manuel Aguirre S,J.

Para dar coherencia a toda esta vinculación social que la UCAB desarrolló en comunidad desde su formación como institución, en el año de 1987 se creó la Dirección de Proyección a la Comunidad gracias a la iniciativa del entonces vicerrector académico R.P. Luis Ugalde s.j. La Dirección se concibió para fomentar ese vínculo entre la universidad con las comunidades más desfavorecidas, dando coherencia y unidad a la acción de los voluntariados, las cátedras, las autoridades y los profesores comprometidos .

Finalmente, en el año 2014 se publica el Reglamento de Extensión Social Universitaria que considera prioritario el trabajo con comunidades menos favorecidas para contribuir con los procesos de transformación social y la construcción de una sociedad más justa generando servicios, programas, proyectos y acciones que den respuesta a las necesidades actuales de las comunidades menos favorecidas.

Se crea, de esta manera, una Dirección General de Extensión Social dedicada al trabajo social, dentro de la cual se encuentra la Dirección de Proyección y Relaciones Comunitarias.