index,follow

CONTENIDO

Servicio social con calidad de clínica

Para los médicos que laboran en el Centro de Salud Santa Inés es inaceptable que por ofrecer una atención médica más económica que las clínicas privadas, tengan que disminuir la calidad de su servicio.

CARLA FIGUEROA COSS (*)


tl_files/factum/factum21/1.jpgLa alta deserción de los galenos venezolanos en busca de mejores condiciones en otras latitudes y la importación de capital humano cubano a través de la ‘Misión Barrio Adentro’, mantienen al gremio médico nacional en crisis.

Al menos 300 médicos especialistas se van del país cada año, en búsqueda de mejores oportunidades de desarrollo profesional y calidad de vida, de acuerdo con un informe elaborado por el Consejo Nacional de Directores de Postgrado de las facultades de medicina de las universidades autónomas del país.

Una realidad totalmente diferente se vive en Centro de Salud Santa Inés (CSSI). Así lo afirman sus médicos y personal de enfermería, quienes permanecen mucho más tiempo trabajando en la instalación, en comparación a otros doctores en los hospitales. Todos coinciden en que la experiencia en Santa Inés es enriquecedora, porque se trabaja en un clima más agradable en el que hay suficientes insumos, servicio de calidad y hasta felicidad.

La Doctora Marilé Pérez es Oftalmólogo y vive en Lomas del Ávila. Todos los días tiene que pararse muy temprano para atravesar la ciudad y llegar a Montalbán para dar sus consultas. A pesar de lo agotadora que es su jornada diaria, ella asegura que llega feliz a su trabajo y que olvida los problemas del tráfico gracias a ese ambiente familiar del CSSI.

“A veces sientes que hay más agradecimiento y cariño de la gente de bajos recursos que de la gente que puede tener más poder adquisitivo”, afirma Pérez, quien atiende bien a todos sus pacientes, independientemente del estrato económico. “El costo de la consulta no tiene porqué desmejorar el trato del médico al paciente”, dice la doctora.

Por su parte, José Gregorio Martínez, médico ginecólogo, reflexiona sobre la crisis de salud en el país, alegando que el problema no es el ejercicio de los médicos, sino la forma cómo se gerencia en los hospitales, porque en Venezuela hay infraestructuras pero no existe una buena administración de los recursos humanos, tecnológicos y económicos.

José Gregorio Martínez es uno de los médicos fundadores que desde el principio se enamoró del proyecto, en el que trabaja desde hace once años. Aún recuerda cuando una vez el Padre Ugalde les dijo que “no por ser una institución para pobres, somos una pobre institución”.

Martínez ha crecido mucho en el CSSI. Éste “ha sido más que un trabajo, ha sido un complemento de lo que significa ser médico, me ha dado la oportunidad de crecer como persona y enriquecer mi mundo espiritual”.

Aracelis Tineo tiene cuatro años trabajando como enfermera en el CSSI y explica que el trato es muy agradable y la relación con los médicos es excelente. Dice que las situaciones que ha vivido con los pacientes le han ayudado a moldar su trato.

Momentos para compartir

La Gerencia del Centro de Salud Santa Inés frecuentemente organiza convivencias para todo el personal (médico, administrativo, de limpieza), con el fin de crearles un sentimiento de pertenencia por su lugar de trabajo, involucrarlos y desarrollar lazos afectivos más allá de los profesionales entre los empleados. A todos les gusta, y vuelven al trabajo con una mística más familiar y alegre.

(*) Estudiante de Comunicación Social